Enfermedades orales y dentales en gatos

23/5/2018

Las enfermedades orales y dentales son frecuentes en medicina felina. 

 

Son frecuentes la  presentación de patologías como la resorción dental, la periodontitis, inflamaciones oro faríngeas crónicas y cáncer maxilofacial.

 

Esto hace que cualquier visita al veterinario se debería aprovechar para hacer una evaluación oral. 

 

A menudo producen signos inespecíficos como dolor, con dificultad para comer dando anorexia,  halitosis, pérdida de peso y alteraciones del comportamiento.

 

Existe una relación entre patologías orales y enfermedades sistémicas como la enfermedad renal crónica con aparición de gingivitis asociada a esta, o patologías infecciosas en las que múltiples agentes pueden contribuir a inflamaciones severas de orofaringe, presencia también de enfermedades inmunomediadas, degenerativas, neoplasias o traumáticas.

 

SE DEBE REALIZAR:

 

1- Examen general del gato

 

2- Examen oral con el gato despierto

 

3- Examen intraoral con el gato sedado

 

La exploración radiológica es una parte esencial en la exploración de la cavidad oral felina para el diagnóstico y el tratamiento, valorando además de los dientes, todas las estructuras orales.

 

La periodontitis es un proceso inflamatorio del ligamento periodontal y de la mucosa oral que recubre dientes( mucosa gingival)

 

Surge como consecuencia del depósito de placa dental en esa mucosa gingival.

 

El mejor medio de control de la periodontitis, es el control de la placa gingival con limpiezas dentales con dentífricos específicos, pero como esto es difícil de realizar, la mejor alternativa es el uso del antiséptico clorhexidina en forma de gel. Cuando la placa se mineraliza en forma de  sarro, la limpieza debe ser profesional con aparatos de ultrasonidos.

 

La resorción dental es otra alteración dental en la que se produce una destrucción de la dentina de dientes permanentes.

 

La incidencia del proceso varía desde el 28% al 67%, sin haber una predisposición racial ni sexual, aunque si se sabe que la resorción, aumenta a medida que los gatos van envejeciendo.

 

Las causas de este proceso  aun son  una incógnita.

 

El diagnóstico es básicamente radiológico.

 

El tratamiento único, es la exodoncia.

 

La gingivoestomatítis crónica felina es una enfermedad multifactorial, en la que el sistema inmune del gato responde de forma inadecuada al estímulo provocado por antígenos de diferentes procedencias tanto orales como no orales.

 

Se produce una grave inflamación de muchas zonas de la mucosa oral, de forma crónica y de muy difícil manejo.

 

Está asociada a la presencia del calicivirus felino y los últimos estudios también se asocia al virus de la inmunodeficiencia felina.

 

En general,  con  el manejo se trata de  mejorar el estado general del gato con antiinflamatorios, analgésicos y en ocasiones antibióticos para reducir la placa bacteriana.

 

Los estudios con mayor grado de evidencia científica, apuntan a que la exodoncia total puede resolver de forma satisfactoria este problema hasta en un 70% de los gatos. Los gatos a los que no funciona esta exodoncia, necesitan manejos posteriores  de analgesia y antiinflamatorios para darles una mejor calidad de vida.

 

Existen en la actualidad muchos estudios experimentales para tratar de obtener un manejo para estos gatos que no mejoran con la exodoncia, usando laser terapéutico, células madres mesenquimales, aunque hay que esperar un tiempo para ver los resultados.