¿Es el rey de los Virus o es un coronavirus?

14/5/2018

Una de las viriasis más dramáticas en los gatos es la causada por el virus de la peritonitis infecciosa felina (PIF)

 

Se trata de un proceso vírico que ocasiona una enfermedad inmunomediada en los gatos con la aparición de dos tipos de cuadros clínicos, uno efusivo con signos de derrame en abdomen o en tórax y otro no efusivo con signos sobretodo oculares y neurológicos.

 

Está causado por un coronavirus entérico felino en el que se produce una mutación en algunos genes y pasa de ser un virus casi inocuo, a ser un patógeno mortal.

 

El coronavirus es el virus que se contagia de un gato a otro. Tiene una gran prevalencia a nivel mundial, y sobretodo en territorios con alto número de gatos. Ocasiona signos digestivos leves y en condiciones favorables, los gatos son capaces de hacer frente al mismo, eliminándolo del organismo.

 

Cuando se produce una mutación en alguna secuencia genética, es cuando este coronavirus se convierte en el virus PIF, que migra de la localización digestiva a otras localizaciones, ocasionando una enfermedad que en la actualidad es intratable y que conduce a la muerte del animal.

 

Este virus PIF, no está demostrado que se transmita de un gato a otro. Solo se transmite el coronavirus entérico felino.

 

Tradicionalmente ha habido un problema importante a la hora de diagnosticar el PIF ya que lo que se tenía disponible eran métodos de diagnosticar el coronavirus sin poder llegar a discernir entre el coronavirus entérico felino del PIF. En la actualidad, gracias sobretodo al conocimiento de la patogenia del virus, se han desarrollado nuevas técnicas para hacer esa distinción, y nuevos protocolos de trabajo ante la sospecha de tener un gato con signos de PIF, para llegar a tener casi una certeza se su diagnóstico.

 

También se están probando nuevos tratamientos a nivel experimental que abren una esperanza en el tratamiento de la enfermedad.

 

CORONAVIRUS POSITIVO NO ES PIF