Tomy

30/5/2018

Os presentamos otro testimonio que demuestra la fuerza que tienen los gatos.
 
Tomy fue encontrado por Sara Santos de Asociación Escorial Felino con toda una seria de lesiones. Un ojo con adherencias entre el globo ocular y tejidos blandos de alrededor, otro muy pequeño que a penas se vislumbraba dentro de la órbita. Una fractura en un codo con muchos fragmentos, una extensa herida en el carpo de la misma extremidad, fruto de un fuerte trauma. Además estaba delgadísimo, con diarreas constantes y un mal estado general que no hacía presagiar nada bueno.
 
Su carácter “agresivo” hacía pensar en lo difícil que iba a ser su recuperación, ya que necesitaría manipulación para hacerle las curas, y Tomy no era un gato fácil. Sin embargo, nos dimos cuenta que a medida que empezaba a mejorar su estado físico, también mejoraba su carácter. El dolor y la ceguera que sufría Tomy, le hacían actuar de un modo intempestivo, de modo que al mitigar ese dolor, pudimos ver al verdadero Tomy. Un gato súper cariñoso que no hace otra cosa más que buscarte para recibir unos mimos, un gato que, aunque suene extraño, parece estar agradecido al ser humano por haberle quitado el sufrimiento y poder ser un gato feliz.
 
Ha tenido que pasar por una serie de intervenciones en diferentes momentos para arreglar su fractura de codo inicialmente, ha tenido un lenta recuperación de su necrosis de tejidos blandos en carpo que le ocasionaron una anquilosis del mismo con un exceso de flexión que no se podía corregir. Hubo que realizarle una artrodesis de carpo para que pudiera volver extenderlo. No tenía piel que lo recubriera y ha sido el conejillo de indias para probar un apósito de gel de celulosa que Sara Santos fabrica en su laboratorio. Además, hemos tenido que reparar el ojo con adherencias que aunque no ve por él, si está con una estructura adecuada para no tener que extraerlo, porque el otro ojo, si hemos tenido que hacerlo.
 
 Nosotros agradecemos a Tomy el hacernos ver su fortaleza y ganas de vivir y a Sara Santos y a Escorial Felino el no mirar hacia otro lado, por su paciencia con Tomy y la confianza en nosotros. Ahora necesita un hogar que valore todo lo que ha pasado, una familia que le haga olvidar todo lo pasado. Estamos seguros que Tomy se lo agradecerá.