Viento

16/5/2018

 

A finales de abril conocimos a Viento; un gatito de aproximadamente 4 semanas de vida, con una herida abierta en la cara por la que se podía ver el hueso, con mucha pérdida de músculos, tejidos blandos y alteraciones neurológicas que hacían que tuviera paralizado ese lado de la cara, además de alteración irreversible del ojo y una herida en la oreja derecha. 

Viento es uno de esos gatos que tienen una oportunidad gracias a la labor que hacen las asociaciones. En este caso, la asociación GATAWEB recibió un aviso de la perrera en la que les explicaban la gravedad del estado de Viento, y las pocas posibilidades de recuperación en sus instalaciones, por lo que, decidieron sacarlo de allí inmediatamente. 

Realizamos un primer desbridamiento de tejido necrosado y una sutura, confiando en que tuviera una buena cicatrización. Sospechamos que el motivo de la herida puede deberse a que Viento intentó refugiarse en el motor de un coche, y allí se produjo el accidente. Debido a la edad y estado del paciente, no podemos alargarnos en los tiempos de anestesia, por lo que decidimos esperar para evaluar su mejoría y las opciones que nos va a ir dando. 

Son estos los momentos en los que ves la fortaleza que tienen los animales, las ganas de vivir a pesar de todo. 

Viento necesitaba curas constantes, pero también es un cachorro, y no debemos dejar de lado el enriquecimiento ambiental, tan necesario en edades tempranas, por lo que lo acogimos en casa, ya que como podéis ver en las imágenes, sus heridas son bastante impactantes. 

Puede generar un sentimiento equivocado de lástima o pena ¡y nada de eso! ¡Viento es un valiente! Un cachorro con unas ganas de vivir increíbles; no debemos sentir pena por él, sino admiración. 
 

Días después, a pesar de las curas y la medicación, la zona se empezó a necrosar de nuevo, por lo que fue necesario una segunda cirugía para desbridar toda la zona y confiar en la cicatrización por segunda intención. 


A día de hoy podéis ver la mejoría a nivel clínico de su estado. 

Viento está aprendiendo a convivir con los humanos, con otros gatos, e incluso con perros. Es una satisfacción ver la recuperación día a día de este pequeño, sus travesuras y juegos nos hacen ver, desde un punto de vista felino, una calidad de vida igual a la de cualquier otro cachorro. 

Gracias a las asociaciones que no tienen miedo de afrontar estas patologías complejas, muchos gatos viven, y viven totalmente felices.

 



(En este enlace podéis ver las heridas de Viento antes de llegar a Hospital Felino Ventas y su evolución. 
⚠️imágenes impactantes⚠️ 👉 https://ibb.co/cCcmQd)